Salario emocional

Salario Emocional: ¿Cómo hacer más felices a tus colaboradores?

La mayoría de las empresas siempre buscan contar con personas motivadas dentro de sus equipos de trabajo, aquellos que desempeñan sus labores con entusiasmo y proactividad, son colaboradores que se involucran, se apasionan, salen de lo establecido y van siempre un paso más adelante, no porque se les “obligue” o se les explote, sino porque son felices y se sienten bien, haciendo bien su trabajo.

Por lo general, el empleado que recién se incorpora a una compañía suele tener este ímpetu, esas ganas de “hacer las cosas bien”, pero en el camino y por diversas razones, muchos terminan desmotivados desempeñándose en cargos que no los llenan y sin motivación no se retiene el talento, por eso muchos acaban marchándose cuándo quizás aún tenían por aportar a la organización.

Existe la costumbre de pensar que un buen sueldo mantiene contento a cualquier persona, y si bien es cierto que todos aspiramos a sueldos dignos que tengan coherencia con nuestra carga laboral, desempeño y experiencia, es un error pensar que esta es la única razón de nuestra permanencia y motivación para trabajar en una empresa.

Hay muchos otros beneficios que complementan el salario económico y que llegan a ser incluso más satisfactorios para los empleados, quienes en algunos casos prefieren, por ejemplo, un sueldo más ajustado por menos horas de trabajo y más tiempo para dedicar a su vida personal.

El “Salario emocional”, como se le llama a este tipo de características comprende todas aquellas retribuciones o compensaciones no económicas que un trabajador recibe por parte de la empresa, y que están vinculadas directamente a mejorar su bienestar y calidad de vida.

Ejemplos de salario emocional

  • Horario flexible, orientado al cumplimiento de metas y no al cumplimiento de horario.
  • Home Office, si el empleado puede realizar el mismo trabajo que hace en la oficina desde casa ¿por qué no dejarlo?.
  • Dia libre en cumpleaños, de todas maneras su mente posiblemente no estará del todo enfocada en temas de oficina ese día.
  • Áreas de esparcimiento, gimnasios, salón de café, sala de juegos… sí, como lo lees, sala de juegos, jugar aumenta la creatividad y disminuye el estrés.
  • Capacitaciones, en plena revolución laboral 4.0 capacitar a tus empleados es una de las mejores inversiones que podrás hacer.
  • Oportunidades de crecimiento, reconoce el talento y el trabajo de quien lo merece, identifica y promueve el buen desempeño.
  • Guarderías, cercanas o en el mismo lugar de la compañía, facilitarán el traslado y tranquilidad de tus empleados.
  • Buen ambiente laboral.
  • Ser parte de las decisiones de la empresa, no sólo le digas a tus empleados cuánto te importan, demuéstralo preguntando su opinión en los temas relevantes de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *