latam

¿Qué significa la Ley de Quiebra en USA a la que se acogió Latam?

Hoy se hizo pública la decisión de la aerolínea LATAM de acogerse al Capítulo 11 de la Ley de quiebras de Estados Unidos como medida para enfrentar el impacto en la disminución de vuelos de pasajeros causada por la crisis del COVID-19 a nivel mundial. Sin embargo, las empresas que se acogen a esta ley […]

Hoy se hizo pública la decisión de la aerolínea LATAM de acogerse al Capítulo 11 de la Ley de quiebras de Estados Unidos como medida para enfrentar el impacto en la disminución de vuelos de pasajeros causada por la crisis del COVID-19 a nivel mundial.

Sin embargo, las empresas que se acogen a esta ley no necesariamente están en quiebra. De hecho, esta decisión muchas veces se toma con la idea de hacer reorganizaciones que permitan el pago de las deudas al mismo tiempo que se mantiene el trabajo operativo y en funcionamiento.

Y en tiempos de crisis económica como la actual es normal que este tipo de leyes 

 representan una oportunidad para muchas empresas ¿pero quienes pueden beneficiarse de ella? y ¿cómo hacerlo?. A continuación te dejamos un resumen sobre las implicancias más importantes de declararse en bancarrota bajo la Ley de quiebras de Estados Unidos.

¿Exactamente qué significa la ley de bancarrota?

Es una ley que permite a las empresas que no pueden pagar a sus acreedores, continuar operando, mediante una reorganización del negocio en la que se evita desmembrar la empresa o realizar despidos masivos del personal, además en la mayoría de los casos, el deudor mantiene el control sobre las operaciones bajo supervisión de la corte.

A esta acción se le considera como una especie de “conmutación de pena” que permite continuar con las operaciones y así dar paso al plan de reorganización que de ser exitoso, finalmente terminará por saldar las deudas.

¿Quiénes pueden acogerse a esta ley?

Para esto, es necesario definir primero los tipos de quiebra existentes, ya que existen cuatro:

El Capítulo 7, conocido también como quiebra “directa” o “liquidación”. Requiere que el deudor renuncie a bienes que excedan ciertos límites, conocidos como “exenciones” para poder venderlos y pagar a los acreedores.  

El Capítulo 11, conocido también como “reorganización”, se usa para empresas y deudores individuales cuyas deudas son de gran cuantía.  

El Capítulo 12 está reservado para granjeros pequeños y pescadores.  

El Capítulo 13 se conoce como “ajuste de deudas”. Requiere que el deudor presente un plan de pago de deudas (o parte de las mismas) por medio de sus ingresos actuales. 

Además las empresas que quieran acogerse a esta ley, deben tener algún activo y proveedor en Estados Unidos. Además deben proponer el plan de reorganización y negociarlo con sus acreedores. De hecho, el procedimiento considera que los acreedores voten para aprobar el plan de salida. 

¿Cómo funciona?

El primer paso es la realización de una audiencia de primer día, que se centrará en establecer el marco legal inicial para el proceso de reorganización bajo el Capítulo 11. Luego, la empresa y sus acreedores trabajarán en la elaboración de un Plan de Reorganización, que tiene por objeto definir cómo saldrá el grupo del proceso. 

Una vez que el plan haya sido desarrollado, los acreedores deberán votarlo, aprobando, eventualmente, la ruta siguiente para seguir adelante con el proceso y reanudar las operaciones.

¿Y si se rechaza?

Es uno de los riesgos del proceso. Eventualmente, podría dar paso a una liquidación de los activos, poniendo fin al proceso de reorganización. No obstante, el proceso está diseñado para que ello no ocurra, pues garantiza la participación de los acreedores en el diseño del plan de salida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[Fancy_Facebook_Comments language="es_ES"]