Inicio

A la mayoría de los profesionales, por lo menos una vez en el transcurso de su vida, le toca pasar por el proceso de una desvinculación. Es un momento complicado que en muchas ocasiones ni siquiera se tenía previsto y que trae asociado muchos factores negativos:

Slider

¿Cómo ser un buen líder?

liderazgo

Hace unos días en nuestras redes sociales, hicimos referencia a un tema que fue trending topic en Twitter durante el año pasado, donde muchos comentaron sobre las actitudes que son típicas de un mal jefe. Sin embargo, nos inclinamos a pensar que en el mundo laboral existen matices, no todos los “malos jefes” disfrutan serlo, de hecho apostaríamos que algunos ni siquiera se han dado cuenta que su comportamiento calza con esa clasificación.

Empatía y comunicación: lo más valorado en los jefes

Empatia laboral

Las nuevas formas de consumo, producción y de trabajo han puesto en jaque a quienes se encuentran encargados de liderar los cambios y procesos continuos hacia una transición a lo digital. Tanto asi, que el prototipo de jefe estricto y autoritario ha pasado a un segundo plano, e incluso ya se encuentra en peligro de extinción, mientras que la empatía y la comunicación están entre las principales cualidades que más sobresalen respecto de lo que valoran los trabajadores en sus mandos altos.

No entiendo cómo aún no me han llamado: La incertidumbre

buscar trabajo

“Llevo 2 meses en esta búsqueda y aún no hay respuesta de las cientos de miles de postulaciones que he hecho, ¿qué pasa?, ¿seré yo el problema? No entiendo por qué no me llaman; cumplo con los requisitos, incluso tengo más experiencia de la que piden, ¡encajo perfecto en el cargo! He llegado a pensar que mis expectativas de renta son muy altas, pero no puedo bajarme, es lo mínimo que necesito para poder solventar mis gastos. He intentado salir y pasear a mi perro, hacer un poco de deporte, leer un libro, pero nada me quita esta presión de la cabeza”.